domingo, 18 de marzo de 2012

Mesa redonda sobre el TBO con Josep Mª Blanco en el XVI Saló La Massana-Còmic 2012 (texto en castellano)

ACTUALIZACIÓN: Aquí el artículo original en pdf.

Avance del próximo XVI Saló La Massana-Còmic'2012 en Andorra, del 27 al 29 de abril.

A continuación el artículo traducido de Alba Doral publicado el 12 de marzo del 2012 en la sección de cultura del Diari d'Andorra. 
----------------------------------------------------------------------------
Josep Maria Blanco

Blanco: el salón hace memoria del 'TBO'
La Massana Cómic y el museo del Arca propondrán un doble recorrido por la obra del último superviviente de la emblemática revista

A.D. - La Massana - 12/03/2012

Josep Maria Blanco.
Josep Maria Blanco (Barcelona, 1926) nació casi una década después de que la revista TBO comenzara a publicarse, en 1917, por iniciativa de Artur Suárez Roca.

Hoy, después de la desaparición de Joaquim Muntañola esta misma semana, es la memoria viviente de una publicación que dio nombre a la historieta gráfica, que pasaría a adoptar la denominación genérica de tebeo. El trabajo que realizó para el histórico semanario, junto con la producción más reciente -dibujos que estos mismos días acaba de terminar- formarán parte de la doble exposición que protagonizará en el museo que gestiona el Arca coincidiendo con el salón La Massana Cómic. Donde también será objeto de una conferencia, a cargo de Jordi Ojeda, y una mesa redonda. La muestra recogerá una selección de los antiguos originales que hizo para TBO -parte de “Humor Blanco”, una amplia exposición que se hizo en Baleares- y dibujos nuevos que prepara expresamente para la cita.

El veterano dibujante recordaba, en conversación con el Diari, el desaparecido compañero, con quien había mantenido un contacto profesional que justamente se convirtió en lazo personal tras encontrarse ambos en el salón Massana. "Yo subo cada año porque hay buen ambiente, conoces gente y dejas atrás el aburrimiento de cada día, pero con Muntañola no habíamos tenido mucha relación hasta entonces, cada uno tenía su ambiente." Una persona "importantísima" y no sólo en el ámbito del cómic: "también fue hombre de teatro, crítico, un hombre muy completo, y todo lo que se pueda decir de él será siempre que ha sido el máximo".

Recorrido
El próximo salón ofrecerá una panorámica de la obra de Blanco, uno de los dibujantes más emblemáticos y reconocidos del TBO. Una revista que, recuerda, "sobrevivió épocas muy malas, la guerra y la posguerra, cuando teníamos que conseguir los permisos para sacar cada nuevo número".

Con todo, una revista con gran calado entre el público. "Es que era lo que había entonces, que no teníamos televisión y videojuegos", apunta el dibujante. Pero reunía muchas cualidades: "Era muy sencilla, bien escrita, cuidada y educativa, por ejemplo, en Francia se usaba en las escuelas para la enseñanza del español, y el humor era fino." Características todas que hicieron que "creara un estilo propio". Con circunstancias a su favor, porque durante largo tiempo, hasta la irrupción de Pulgarcito en el mundo de la historieta, no había tenido competencia directa. "Teníamos una tirada semanal de trescientos mil ejemplares, pero la tirada era una cosa y la cantidad de lectores otra muy diferente, se multiplicaba por mucho." Después sucumbió, recuerda el historietista, "porque los gustos de los chavales van cambiando y la revista quedó como algo ya anticuada". Hoy en día una fórmula similar, considera, fracasaría: "Hay demasiadas cosas."

UNA PROGRAMACIÓN casi lista

La presencia de Blanco redondea la programación de La Massana Cómic-se celebrará el último fin de semana de abril-, que ya está prácticamente terminada: a la ya anunciada presencia de Jaime Martín, el autor de publicaciones como Todo el polvo del camino o Hard Times, se acaban de añadir los nombres de Bartolomé Seguí, autor de Las serpientes ciegas, que recibió el último Premio Nacional del Cómic en España. Y habrá también una exposición gráfica sobre la historia de las Islas Baleares coordinada por Rafael Vaqué, que no hace muchos ediciones había comparecido con su Johnny Roqueta.

PERFIL
Josep Maria Blanco, dibujante

Reinventando el humor amable
Josep Maria Blanco Ibarz (Barcelona, 1926) empezó a trabajar en TBO a principios de la década de los cincuenta, la mítica revista que popularizó espacios como Los grandes inventos de TBO, del profesor Franz de Copenhague, y personajes como los de la Familia Ulises, de la que se encargó a la muerte de Benejam, uno de los muchos dibujantes de la época que pasaron por las páginas de la revista.

La trayectoria de Blanco -recuerda el texto que acompaña el catálogo de Humor Blanco, la gran retrospectiva que le dedicó a las Islas Baleares- se ha caracterizado por una continua reinvención: coqueteó primero con la distorsión extrema de las figuras para pasar, más tarde, al realismo y continuar evolucionando hacia una geometrización que daba un toque de extrema modernidad a los dibujos, que se mueven en la frontera del absurdo aplicado a las situaciones más cotidianas. Últimamente, y ya jubilado, sigue renovándose, con unas series de dibujos de gran formato que siguen expresando la voluntad de manifestar el humor del día a día.


No hay comentarios:

Publicar un comentario