miércoles, 10 de noviembre de 2010

Recordando 2009: Jornada Historieta postguerra

YA PODÉIS RESERVAROS EL PRÓXIMO MIÉRCOLES 1 DE DICIEMBRE DE 2010 DE 18 A 21 H PARA UNA NUEVA JORNADA DE RECUPERACION DE LA MEMORIA HISTORICA DE LA HISTORIETA, EN BREVE OS DAREMOS EL DETALLE DE LOS INVITADOS.

Aprovecho para recordar la jornada que organizamos hace un año, el 26 de noviembre de 2009, os avanzo también que estamos trabajando para publicar un libro con el contenido de la jornada, a ver si conseguimos la financiación que necesitamos.

 os pongo una curiosa reseña del periodico de hace un año tambien (a continuación, texto en castellano)

Antonio Martín (izquierda) y Jordi Ojeda, durante la jornada sobre la historieta en la posguerra española, ayer.

Ingenieros como niños

 ANTONIO Baños 
La UPC celebró ayer su séptima jornada 'Memorial Democrático. Hacemos memoria para hacer futuro ', recordando la historia del cómic en la oscura España de los primeros años del franquismo

Aunque parezca sorprendente, esto de la memoria histórica a veces puede resultar muy entretenido. Memorial Democrático es un órgano de la Generalitat encargado de esas cosas que organizó ayer su séptima jornada en la UPC con el tema La tecnología en las historietas de la postguerra.

Las conferencias se celebraron en el Aula Capilla de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial de Barcelona (ETSEIB, para los profanos y repetidores). Abrió el fuego Antonio Martín, historiador y erudito de cómic español. Martín es responsable de la colección de Glénat Patrimonio de la historieta, que va al rescate de estos genios olvidados de nuestro tebeo. Antonio Martín se encargó de las hambrientas y resentidas viñetas de la guerra y de los duros años 40.


Luego vino la ponencia de Francesc Solé y Jordi Ojeda, admirable y muy divertida. Ojeda es profesor de la UPC y Solé es el actual director del parque tecnológico de esta universidad. Gente de ciencias aplicadas. Por eso su presentación se titulaba La tecnología en la ciencia FCCI los cincuenta.
La cosa nació cuando Ojeda, alumno de Solé, tuvo acceso a la colección de cómics de este último, que consta de unos 2.000 ejemplares. Así que Ojeda y Solé, gente seria, se juntaron en los últimos 15 años para leer tebeos como un par de chavales que roban el tiempo de los deberes para soñar con cohetes interestelares (algo que debía preocuparse el claustro y su familia, supongo).


Por la pantalla vuelan Diego Valor, Kit Boy, Kosman, el hombre del espacio, personaje que anticipó el milagroso Xavi Hernández. Francesc Solé es un señor jovial y muy simpático que destila entusiasmo por este mundo de sabios locos y cohetes en forma de supositorio.Viendo Solé y Ojeda, uno se convence de que son ingenieros sólo para poder jugar con aparatos similares a los que salían los tebeos. Y acepta que la profesión de uno no es más que la mala fotocopia de una historia infantil.


Por el power point, el tebeo de los ejecutivos, aparecen extraños inventos: el Espaciovisor múltiple o la pantalla sideral que confrontan su inocencia con la perversa complejidad de nuestra telefonía.En estas que aparece una vieja viñeta de la serie Rock Vanguard en que un marciano ordena: «Los rayos deslumbrantes no son suficientes. Atacadlos con el ultraparalitzador ». Y a uno le parece reconocer tras el plato volador la cósmica y marciana arquitectura del Tribunal Constitucional, y se ve venir lo peor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario