martes, 18 de octubre de 2011

@sitgesfestival: crónica de la masterclass del profesor Ishiguro en el diario del Festival #sitges2011

A continuación os pongo la crónica realizada por el equipo de redacción del diario del festival, que refleja muy bien y de forma condensada la charla que tuvimos con el profesor Hiroshi Ishiguro en Sitges el pasado domingo 9 de octubre de 2011.
Artículo publicado en la página 13 del diario del festival lunes 10 de octubre, disponible en pdf aquí.
A continuación os pongo el texto en castellano y catalán del artículo.

"Tengo un problema en mi vida. He creado un androide a mi imagen y eso me ha traído problemas. Mi vida es más dura desde entonces". Con esta confesión se presentó el profesor Hiroshi Ishiguro, uno de los especialistas en informática y robótica más reputados a nivel internacional, director del laboratorio que lleva su nombre en la universidad japonesa de Osaka. Ishiguro diseñó los rostros de los geminoides que podemos ver en los carteles del festival de este año.

Hechas las presentaciones de protocolo, a cargo de Ángel Sala y del profesor de la Universidad Politécnica de Cataluña Jordi Ojeda, Ishiguro mostró, mediante vídeos y diapositivas, los robots en los que viene trabajando desde hace casi un década, con la convicción de que "se puede entender a los humanos a partir de un robot".

El científico japonés explicó que una de las líneas claves de su investigación consiste en analizar y descubrir hasta qué punto es importante que, en una hipotética interacción futura entre humanos y robots, estos se parezcan a personas reales. Especulando sobre su presencia en Sitges y sobre el hecho de que, técnicamente, podría llegar a ser difícil, a simple vista, distinguir un humano de un robot, Ishiguro sostuvo, irónico: "Creo que ahora mismo vosotros estáis aquí deseando que yo sea un androide". El investigador explicó varios experimentos realizados, entre ellos uno que desarrolló en una cafetería, donde la mitad de los presentes no se dio cuenta de que el hombre hierático que se sentaba en una mesa era un robot, operado a distancia por Ishiguro, que ponía su voz.

"Si llega un momento en que las personas que hay a mi alrededor aceptan socialmente mi androide, en qué lugar quedaría yo?", Preguntó el profesor. A continuación, explicó otra anécdota: una compañera de departamento de la Universidad que no tenía con quien comer, se sentó junto al robot y ambos hablaron con total normalidad. Ishiguro también explicó su participación en "The Android Theater", una obra de teatro de su amiga Oriza Hirata sobre una androide que se enfrenta a su muerte y compone poemas. El éxito del experimento y las reacciones del público hicieron que Hirata se planteara, en una conversación con el científico, la posibilidad futura de sustituir algunos de sus actores por robots.

¿En qué consiste ser humano? A medida que pasaban los minutos, la conferencia derivó hacia cuestiones filosóficas. Ishiguro habló de su participación, como consultor, en la película Los sustitutoria (Surrogates) y añadió que le pasó algo parecido a una de las situaciones del filme cuando fue a una facultad con su androide y le comentaron que cada vez se parecía más a su sustituto. "Debería ser al revés! Deberían decirme que mi sustituto se parece a mí ", exclamó Ishiguro. "Somos un pedazo de carne fresca, al igual que un bistec o una chuleta", añadió. La pregunta sería qué quedará de la condición humana una vez el cuerpo humano haya sido sustituido por la máquina. Ishiguro se despidió de los asistentes en la sala Tramuntana ofreciendo sus servicios, de ahora en adelante, a la industria cinematográfica, mientras aseguraba que seguirá "tratando de entender al ser humano".

A continuació en català:

“Tinc un problema a la meva vida. He creat un androide a la meva imatge i això m’ha portat problemes. La meva vida és més dura des d’aleshores”. Amb aquesta confessió es va presentar el profesor Hiroshi Ishiguro, un dels especialistes en informàtica i robótica més reputats a nivell internacional, director del laboratori que duu el seu nom a la universitat japonesa d’Osaka. Ishiguro va dissenyar els rostres dels geminoides que podem veure als cartells del festival d’aquest any.


Fetes les presentacions de protocol, a càrrec d’Ángel Sala i del profesor de la Universitat Politècnica de Catalunya Jordi Ojeda, Ishiguro va mostrar, a través de vídeos i diapositives, els robots en què porta treballant gairebé una dècada, amb la convicció que “es pot entendre els humans a partir d’un robot”.
 

El científic japonès va explicar que una de les línies claus de la seva investigació consisteix a analitzar i descobrir fins a quin punt és important que, en una hipotètica interacció futura entre humans i robots, aquests s’assemblin a persones reals. Especulant sobre la seva presencia a Sitges i sobre el fet que, tècnicament, podria arribar a ser difícil, a simple vista, distingir un humà d’un robot, Ishiguro va sostenir, irònic: “Crec que ara mateix vosaltres esteu aquí desitjant que jo sigui un androide”. L’investigador va explicar diversos experiments realitzats, entre ells un que va desenvolupar en una cafeteria, on la meitat dels presents no es va adonar que l’home hieràtic que seia en una taula era un robot, operat a distància per Ishiguro, que hi posava la seva veu.
 

“Si arriba un moment en què les persones que hi ha al meu voltant accepten socialment el meu androide, en quin lloc quedaré jo?”, va preguntar el professor. Tot seguit, va explicar una altra anècdota: una companya de departamento de la Universitat que no tenia amb qui dinar, va seure al costat del robot i tots dos van parlar amb total normalitat. Ishiguro també va explicar la seva participació a “The Android Theater”, una obra de teatre de la seva amiga Oriza Hirata sobre una androide que s’enfronta a la seva mort i composa poemes. L’èxit de l’experiment i les reaccions del públic van fer que Hirata es plantegés, en una conversa amb el científic, la possibilitat futura de substituir alguns dels seus actors per robots.
 

En què consisteix ser humà? A mesura que passaven els minuts, la conferència va derivar cap a qüestions filosòfiques. Ishiguro va parlar de la seva participació, com a consultor, a la pel•lícula Los sustitutos (Surrogates) i va afegir que li va passar una cosa semblant a una de les situacions del film quan va anar a una facultat amb el seu androide i li van comentar que cada vegada s’assemblava més al seu substitut. “Hauria de ser al revés! Haurien de dir-me que el meu substitut s’assembla a mi”, va exclamar Ishiguro. “Som un tros de carn fresca, igual que un bistec o una llonza”, va afegir. La pregunta seria què quedarà de la condició humana un cop el cos humà hagi estat substituït per la màquina. Ishiguro es va acomiadar dels assistents a la sala Tramuntana oferint els seus serveis, d’ara en endavant, a la industria cinematogràfica, mentre assegurava que seguirà “tractant d’entendre l’ésser humà”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada